Sergio Pérez

Sergio Pérez

Impulso, pasión y determinación es lo que mantiene a Sergio Pérez a la caza de victorias en la Fórmula 1.

Sergio 'Checo' Pérez, como muchos de sus compañeros, comenzó su carrera deportiva a una edad muy temprana en el karting. En 1996, con solo seis años, Checo terminó su primera temporada en segunda posición de la general y con cuatro victorias en su categoría.

Esa fue una señal de lo que estaba por venir para Checo, que pasó a ganar en Master Kadets, Shifter 125cc y se convirtió en el piloto más joven en ganar una competición en la categoría Shifter 80cc.

Este prodigioso talento no tardó en llamar la atención de los ojeadores de la Escudería Telmex y, en 2004, Checo pasó de los karts a correr para Telmex en el Campeonato Nacional Skip Barber, con sede en Estados Unidos. En poco tiempo, se marchó a Europa y a la Fórmula BMW.

Tras quedar 14º y 6º en la general para el equipo Rosberg en sus dos campañas en la Fórmula BMW, se pasó a la A1 Grand Prix y luego a la Fórmula 3, dominando el Campeonato Británico de Fórmula 3 (Clase Nacional) al ganar dos tercios de sus carreras para el equipo T-Sport en 2007.

Cuando vivía en en Oxford (Reino Unido), Checo terminó cuarto en la clase internacional del Campeonato Británico de F3 en 2008, lo que le allanó el camino para pasar a la serie de alimentación de la F1, la GP2.

Checo dominó su primera carrera en la GP2 Asia Series, ganando de principio a fin en Baréin, y al año siguiente, en la GP2 Series principal, terminó la temporada como subcampeón tras vencer en Hockenheim, Mónaco, Silverstone, Spa y Abu Dabi.

El paso a la F1 fue inevitable (con el equipo Sauber) y Checo se convirtió en el primer mexicano en correr en la F1 desde Héctor Rebaque en 1981, adquiriendo rápidamente una reputación de duro competidor.

El primer podio de Checo llegó en Malasia en 2012, seguido de otros podios en Canadá e Italia, lo que le valió el cambio a McLaren para la temporada 2013. En 2014 llegó a Force India, donde consiguió el segundo podio de la historia del equipo en Baréin. En 2015, consiguió todos los top 5 de Force India de la temporada, aprovechando al máximo sus habilidades en la gestión de los neumáticos.

Su reputación mejoró aún más en 2016, cuando consiguió dos podios en tres carreras y terminó en el top 10 en la segunda mitad de la temporada. Acabó con más de 100 puntos al final de la temporada, una hazaña que repetiría en 2017.

Tras un par de temporadas difíciles y con el equipo ahora funcionando como Racing Point, Checo volvió a demostrar su calidad de estrella en 2020. Un segundo puesto en Turquía fue seguido por una memorable victoria en su primera carrera de F1 en el Gran Premio de Baréin.

El hito de la temporada fue conseguir la primera victoria en un Gran Premio de F1 para un mexicano en 50 años. Además, este popular piloto ha ganado más puntos en la F1 que cualquier otro piloto mexicano en la historia.

Finalizó el Mundial de Fórmula 1 en cuarto lugar absoluto en la clasificación de pilotos, la mejor posición hasta ahora de su carrera deportiva.

Tras sus éxitos en 2020, el piloto mexicano fue reclutado para correr junto a Max Verstappen y en su primer año con el equipo demostró su valor en numerosas ocasiones, consiguiendo una victoria y cinco podios en su camino hacia el cuarto puesto en la clasificación general de pilotos.

Sin embargo, no fue un comienzo fácil para el piloto, que tuvo que acostumbrarse al RB16B. Aunque, a pesar del periodo de adaptación, Checo consiguió cuatro finales entre los cinco primeros en las cinco primeras carreras.

La temporada del mexicano cobró vida en el Gran Premio de Azerbaiyán, donde Checo volvió a aprovechar los dramas de la carrera para ganar una tensa batalla en la reanudación de la carrera con Lewis Hamilton y conseguir una memorable primera victoria con Red Bull Racing.

Sergio sumó otro podio con un tercer puesto en la siguiente carrera, en Francia, pero a partir de entonces terminó constantemente entre los cinco primeros desde la octava ronda en Estiria hasta la decimoquinta en Italia.

Después de Italia, algo hizo clic y Checo encontró el punto que había estado buscando. A su tercer podio del año, en Turquía, le siguieron los terceros puestos en EE.UU. y en casa, en el GP de México.

Sin embargo, tal vez el momento más importante de Checo, desde la perspectiva del equipo, llegó en la ronda final de Abu Dhabi. Con una brillante conducción defensiva con neumáticos desgastados, el mexicano rechazó los repetidos ataques de Lewis Hamilton, una actuación que proporcionó una plataforma para que Max Verstappen recuperara tiempo y desafiara a Hamilton para lo que finalmente resultó ser el primer título mundial del neerlandés.

Verdadero jugador de equipo, extremadamente rápido y corredor estratégicamente brillante, la segunda temporada de Checo en el equipo promete más momentos épicos.